Páginas

domingo, 15 de enero de 2017

Prólogo



Una noche oscura de septiembre.



Quién le diría a él que estaría en manos de un lunático. La muerte se alzaría pronto, entre esqueletos destrozados, en un lugar abandonado. No habría piedad, su presencia se requería para un propósito siniestro. Se hallaba solo, desamparado, ante los designios de un cruel destino. Jamás esperó que eso le pasaría, se dejó convencer de sus buenas intenciones; un ser atrapante, maquiavélico, lleno de artilugios que a cualquiera la sangre se le helaría.

Lloraba, paralizado por el miedo. Lo condenaron a sufrir un tormento, del cual carecía de escapatoria. Si llegó a tener alguna posibilidad de salvarse, se esfumó en el instante en que confió en su propia fe. La maldad vestía de túnica negra, sonriente y voraz, capaz de conjurar fuerzas poderosas, más allá de la razón.  

Los minutos corrían en su contra, nadie acudiría a detener esa locura; el cuchillo se aproximaba amenazante, vaticinándole un dolor inimaginable. Imploraba, aferrándose a la esperanza de salvar su vida, pero no fue así, en el pecho de aquel hombre palpitaba un corazón dispuesto a matar con tal de que sus deseos se hicieran realidad.

Lo escogió por su virilidad e inteligencia. Por ese motivo fue marcado desde el momento mismo en que lo conoció; lo tenía todo por lo que tantos envidiaría: dinero, mujeres, un excelente físico…

En cambio el otro…

Caminaba en la oscuridad.

Sin embargo, se disponía a revertir aquello una vez más, y emergería del mundo de las sombras para tener una existencia digna de reyes.

Poco le importaba cuántos sacrificios tendría que hacer, viviría para el poder y la lujuria. Si tuviera que repetir sus primeros pasos, lo volvería hacer. Se ganó ese derecho hacía mucho tiempo, dejando atrás una existencia normal, para buscar nuevas fronteras.

Entonces, y para el horror del muchacho, se posó a su lado.

—¡NOOOOOOO!

Un grito desgarrador reverberó en las cuatro paredes, cuando la afilada hoja de metal descendió para sacrificarlo.

El rito daba comienzo. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario